viernes, 8 de agosto de 2014

Un lugar para perderse: Morro de Sao Paulo

Morro de Sao Paulo, Brasil

Hoy queremos mostraros un rincón brasileño sorprendente, del que no querrás irte jamás: Morro de Sao Paulo. Pequeña villa en la isla de Tinharé, a sólo dos horas en catamarán desde Salvador, capital del estado de Bahía. La isla es un volcán rodeado por paradisíacas playas, lugar ideal para unas vacaciones tranquilas, disfrutando de la naturaleza, del sol, de la fiesta y sentirse un poco fuera del mundo.

Es imposible llegar en coche, cuya circulación está prohibida (con algunas excepciones), ya que en la isla no existe el asfalto. Nada más llegar te encuentras es un embarcadero de película, con tablas de madera que te acercan a la orilla y un montón de gente muy amable ofreciendo sus servicios como maletero o posada.

La distribución de Morro se hace a través de sus cinco playas. La primera es la preferida por los surfistas,  con las mejores olas y la más transitada, ya que sirve de paso a la segunda. A través de una escalera con una espectacular vista de las aguas azules y las palmeras, llegas a la segunda. Es en la que más ambiente encontramos al caer el sol, llena de bares y puestos de fruta al ritmo de la música brasileña. La tercera es muy  tranquila, y el mejor lugar para bucear, ya que ahí se encuentra Ilha Caita, un islote rodeado por una gran barrera de coral. La cuarta playa es increíblemente grande, la mejor opción  para una buena caminata o para bañarse en las piscinas naturales que forman los corales. Si continuamos andando, pasando un manglar y una pequeña ría, se llega a la quinta  y última, también llamada la “playa de los encantos”. Donde se ve el río que separa la Isla de Tinharé de la isla de Boipeba, formando una fantástica reserva natural.

¿Dónde alojarse? En Morro abundan las pousadas, sobretodo en la zona de la segunda playa. Pequeñas posadas familiares, con mucho encanto en las que te sentirás como en casa. Si buscas marcha y ritmo, aquí está tu lugar. Si en cambio prefieres un sitio tranquilo, en la tercera, cuarta y quinta hay pequeños resorts de bungalós maravillosos, la mayoría con acceso directo a la playa. Muchos de ellos ofrecen servicio de transporte gratuito a sus cliente para acercarse a la segunda playa.