viernes, 13 de junio de 2014

Cerdeña, mucho más de lo que imaginas

Cerdeña

Para los despistados que aún no ubican Cerdeña en el mapa os diremos que la segunda isla más grande del Mediterráneo y se encuentra entre Córcega, Italia, Túnez y las Baleares. Lleva habitada más de 4.000 años. Esto hace que tengan una cultura propia y encontremos vestigios de todas las civilizaciones que han pasado por ella, desde los nuragas, hasta fenicios, cartagineses o romanos. Y no dejes de visitar la zona norte de la isla si buscas restos romanos, es donde más encontrarás. Por cierto, ¿sabías que hay gente que habla catalán y algunas calles tienen el nombre en este idioma? Eso es porque durante la Edad Media la isla también estuvo ocupada por la Corona de Aragón.

Tanto si quieres mar como si eres de montaña ésta isla es para ti. Tiene una superficie montañosa del 80% y es la región con más superficie forestal de Italia. Ideal para los amantes de las playas paradisíacas o para los que quieren hacer senderismo y perderse por bosques interminables.

La Costa Esmeralda, durante el verano un lugar especial al norte de Cerdeña, donde gente de todas partes del mundo acuden en masa a disfrutar de sus playas, puertos, y como no, sus tiendas de marca exclusivas y coches de lujo en Porto Cervo. Portada de las revistas de la jet set, guarda muchos rincones disponibles a todos los públicos. Sin duda, la Costa Esmeralda ha dado un empuje sin precedentes al turismo de Cerdeña.

Alguero, ciudad con un encanto muy especial, similar al que podemos encontrar en ciudades como Dubrovnik. La villa al noroeste de Cerdeña conserva lazos culturales y lingüísticos con Cataluña. Desde aquí Bosa, en la que merece la pena escaparnos para admirar sus casas multicolores; o la Gruta de Neptuno con su galería de formaciones pétreas; las playas de Stintino o el Parque Natural de Asinara.

En Cerdeña se come y se bebe muy bien, su vino dulce Mirto, el tinto Cannonau, la birra isleña Ichnusa, quesos de cabra y ovejas que, los embutidos... Una gastronomía exquisita que pondrán el mejor sabor de boca a unas vacaciones inmejorables.

Desde España, una buena opción para llegar es mediante ferry, con el cual podemos ir con nuestro propio coche y movernos a nuestro aire a lo largo de la isla, sin depender de traslados, coches de alquiler, etc. Una auténtica maravilla mediterránea al alcance de todos. ¿Todavía te lo estás pensando? Te ofrecemos un viaje a Cerdeña con el que conocerás hasta el último rincón de este paraíso mediterráneo, aprovéchalo.